miércoles, 26 de abril de 2017

Música



Espero que mi música pueda ser escuchada

“Se puede deslizar el arco sobre el fondo de un violín
durante treinta años, incluso cien años, pero aun así
no habrá música alguna. Y la persona que sostiene
el arco tampoco se convertirá en músico”.

                                                      Alexander Nevzorov
No es la primera vez que me encuentro con la compleja tarea de tener que aclarar este punto. Desde lo que yo considero importante para los caballos y para las personas que quieren entender los diferentes métodos y aproximaciones al caballo, si intento con mis comentarios o escritos una discriminación de las metodologías ecuestres o sus abanderados, no es por una actitud de animosidad a las personas que trabajan para la industria ecuestre o en particular para las de las domas alternativas.
Voy a intentar explicarlo nuevamente desde otro ángulo. Espero que no se me mal interprete.
Mi problema con la Doma Natural es su fama -por decirlo de alguna manera-, no tengo problemas con Lucy Rees o con los que quieran aplicarla, como ya lo he explicado en reiteradas ocasiones la doma natural es un método de sometimiento y mella de los caballos, fácil y eficaz, muy útil para quien lo desea (incluso puedo agregar que es menos violenta de la domaindia que practiqué en mis inicios).

Respeto el trabajo de los etológos, sé que son buenas personas y reconozco en muchos su amor por los caballos y su entrega pero, viniendo de ellos ( incluso tal vez por eso) las confusiones sobre la Doma Natural son más graves.

Sobre las personas que trabajamos con los caballos...Bien sé que algunos están en un proceso, muchos hemos pasado por eso. Sé también que no tiene que ver con nuestros años de trabajo con los caballos, he visto a un adolescente encontrarse con un caballo por tercera vez en su vida, demostrar una comprensión y empatía que a mí me llevaron años de desaprendizaje. Los años de experiencia con caballos no son nada o incluso al decir de Alexander, la experiencia de siglos puede ser rápidamente descartada a la basura. Esa es la paradoja respecto de la historia de la relación humana con los caballos. La idea de la histórica dupla hombre caballo en sí está cambiando, junto con nuestra percepción general de los animales.
Decía en el último libro
“Siento nuevamente, tal vez algunos lo compartan, que todo lo que vamos haciendo tiene que ver con el camino para conocernos, darnos sentido. Los que recorren la senda de los caballos van a encontrar mucha maravilla en su cercanía, pues, por alguna razón, el caballo se ha convertido en un animal simbólico para los pueblos y culturas que lo han conocido. No dudo que la mayoría de ustedes lo ha experimentado en algún momento del encuentro o contemplación de estos maravillosos seres. La pregunta sigue siendo ¿qué siente el caballo? ¿Qué le hacemos sentir y experimentar durante estos encuentros? Todavía resuena en mí la frase del escritor Eduardo Galeano que les compartí al principio de este libro, “somos eso que hacemos para cambiar lo que somos”. Desconozco las razones por las que cada uno de ustedes se acercó a los caballos, pero desearía llamar su atención sobre qué es lo que cada uno de nosotros hace con ellos o junto a ellos. Eso que, según el escritor uruguayo, en definitiva somos”. Y LE SUSURRÉ AL CABALLO, 2016

En definitiva, todos somos personas bien intencionadas, todos actuamos de buena fe o amamos los caballos y luchamos por ellos, todos estamos en algún proceso, todos nos esforzamos, todos cometemos errores, en fin, todos somos humanos.

Hace un par de años me encontré un texto de un blog ( muy bueno por cierto) sobre el caballo y la caja de Skinner. Cuando di un vistazo al autor, era alguien que definitivamente en esa época su manera de interactuar con los caballos no se correspondía a sus palabras (esto fue hace un par de años, tal vez ahora este en otro punto). Cuando leo mis escritos de hace diez años atrás me doy cuenta de cuánto nos parecemos muchos de los que recorrimos el camino de los caballos.

En definitiva en ese aspecto todos somos parecidos o iguales, pero para las personas que nos siguen, escuchan o leen y por sobre todo para los caballos, la diferencia es lo que hacemos al caballo en un curso o fuera de este, en nuestro que hacer diario. Lo que agradecen los Pottokas a Lucy, cuando ella va a verlos, es que vaya con una libreta y un lápiz y no con una soga. Ahí es donde ella se convierte, para mi, en una verdadera artista.
Lo importante que les propongo reflexionar es ¿qué es lo que nos diferencia para los caballos?
El camino que hemos elegido, eso que estamos haciendo hoy, pues al fin y al cabo lo que me hace diferente a mí respecto de otros para los caballos, no es lo que digo o pienso, es lo que hago con ellos cuando nos encontramos.


Gracias por leerme.

jueves, 6 de abril de 2017

¿Las preguntas que debo responder con ayuda de mi caballo?

Carta abierta.



Lo que me preguntas no es fácil de responder en un mensaje, como te podrás imaginar, pues el tema es complejo y tiene demasiadas facetas como para cubrirlas todas de manera clara en una sola respuesta. Además, está la dificultad de que para ti (como para mi y otros) este camino de los caballos es un proceso y no ocurre de un día para el otro, por cuanto hay cosas que tal vez en tu comprensión de hoy se te escapen y que recién en el futuro puedas asimilar como para tener en cuenta lo complejo de la situación en que viven los caballos de nuestro mundo. Me cuentas que tus caballos te llaman, te quieren, que se acercan a ti, que desean ser montados o curar a las personas... Los caballos se adaptan y buscan (casi te diría "instintivamente") la reparación vincular, la sincronía, la ausencia de malestar, etc. Se adaptan para sobrevivir y/o para "complacer" nuestras expectativas, nuestras demandas y nuestras órdenes. Eso puede ser confuso para interpretar sus actitudes o comportamientos.
Si quieres saber qué es lo que realmente quieren, sienten o necesitan, debes darles oportunidad de expresarlo y “garantías de respeto”. Algo que puede ayudarte en esto es pensar que “el caballo siempre tiene razón”, otra cosa que necesitas es darle tu comprensión y tiempo. La mayoría de los caballos han nacido sin esas condiciones y por esto necesitarán (al igual que nosotros) hacer un proceso para entender y sanar. Este proceso, en el mejor de los casos, puede llevarle un par de años
Muchos te dirán: “pregúntale a tu caballo, él sabe, él te dirá si le gusta”... Aquí es donde se explica porqué deberías saber algunas de las cosas que insisto en que debemos aprender. Antes de que puedas confiarte de sus respuestas y sus “mensajes” los caballos necesitan libertad, respeto y entendimiento de nuestra parte, pero por sobre todo tiempo para “sanar” su psiquis. Incluso a algunos caballos les llevará años recuperarse -muchos no llegan a recuperarse del todo de la indefensión aprendida y la gratitud “simpática inducida” (que sería algo así como el Síndrome de identificación de supervivencia)-, pero aun así deberíamos permitirles explorar su nueva condición de “vaca sagrada”, de animal “libre”, el tiempo suficiente para que vuelvan a ser caballos y, si es posible, junto a otros caballos.




Es por eso que se necesita mucha integridad y conocimiento de parte nuestra para aceptar con honestidad la realidad de cada situación particular.
La mejor manera de amarlos es estudiarlos para respetarlos y entenderlos. La más concreta forma de respetarlos (en principio) es no pedirles nada, no esperar que sean herramientas, terapeutas, o incluso “amigos”, solo dejarlos ser... Es una gran responsabilidad cuidar de otros y decidir qué es lo mejor para ellos. Si realmente te interesan los caballos, mi consejo es que esperes a conocerlos como realmente son.